Tipos de acabados de pisos en la construcción

4914
Instalación de Baldoza

En la mayor parte de los casos la elección del revestimiento de piso esta basado en criterios económicos y estéticos que forman parte de nuestras tradiciones o costumbres.

En nuestros días siendo un factor clave la economía voy a mencionar brevemente los acabados en pisos más comunes en el mercado.

Recordemos que el piso usualmente debe combinar con el entorno, por ejemplo: Si es un racho típico, es ilógico utilizar un piso de mármol, lo más conveniente para mantener el tema del ambiente seria utilizar una piso de barro, que en este caso el que se encuentre clasificado como gama baja no quiere decir exactamente  que sea económico, sino más bien encausan la temática del ambiente.

Pisos de cemento y de hormigón

El cemento alisado es una opción ideal para exteriores, aunque los ambientes interiores rústicos también son de muy buen ver.

Son modernos, duraderos y resistentes, pueden ser coloreados en infinidad de variantes, que incluyen los acabados inmejorables.

Por otro lado, tenemos el piso de concreto estampado, técnica de similar aplicación que los de alisado, salvo que se texturiza la superficie mediante moldes en fábrica, lográndose baldosas de concreto estampado que se colocan sobre mortero (de arena de cemento) con una junta separada que se rellena con mortero liviano para emparejar el nivel de las losas.

Pisos de piedras y losetas

Estos pisos son una opción natural extremadamente resistente a la fricción, al tránsito pesado y a la humedad. Son fáciles de mantener, gracias a un proceso de curado posterior a su colocación en bloques y cortes.

Suelen construirse a medida solo por encargo y se encuentran en el mercado en planchas con dimensiones estandarizadas, en diferentes aspectos que van desde el rústico mate hasta el pulido brillante.

Pisos de Ladrillo Rojo

Es una opción de estética rústica, muy duradera y económica. Los pisos de ladrillo se colocan sobre suelos o terrenos nivelados, encajonados o con contención lateral, pudiendo fijarse con mortero de cemento o colocarse sobre cama de arena simple.

Puede tratarse del ladrillo común de construcción, o de ladrillos y bloques de concreto, cemento y mezcla.

Pueden ser pintados, laqueados, impermeabilizados y barnizados en diversos acabados, y son ideales para exteriores, por su capacidades atérmicas, su flexibilidad y durabilidad.

Pisos de Madera

Algo más costoso pero también mucho más estéticos, los pisos de madera pueden tomar acabados elegantes y clásicos, o bien rústicos y hasta modernos. Puede obtenerse en tonos naturales, con vetas a la vista, o pintarse y barnizarse en diversos acabados.

El uso de tablas largas aporta el piso de madera una rusticidad inigualable, mientras que las combinaciones de colocación de losetas y tablas cortas logra parquets de belleza y elegancia inimitables.

Puede usarse en interiores (con acabados mate y brillante, laqueado, barnizado y otros) o en exteriores (ideal para decks en torno a la piscina y balcones).

Pisos cerámicos

Por un lado, las más habituales son las baldosas de cerámica lisas, anti-derrapante y rústicas precuradas, en tamaños estandarizados y de fácil colocación sobre un mortero adhesivo que se utiliza para pegar en la superficie de colocación.

Estos cuentan con una capa no esmaltada, que es la que debe ir hacia abajo en su instalación. Son muy resistentes al alto tránsito, fácil de mantener y limpiar, y de mantenimiento anual bajo, sólo requieren limpieza diaria y una encerada semanal.

Por otro lado, tenemos los pisos de cerámicas bicapas, una opción económica y muy resistente al tránsito y al desgaste gracias a su capa superior esmaltada. Su acabado es más elegante y moderno, brillante, aunque mediante técnicas decorativas se logran acabados rústicos también.

Pisos de mármol

Elegante, frío y sobrio, el piso de mármol es el ideal para interiores de grandes tamaños y hogares de estilo sobrio. Por su textura, pueden ser algo resbaladizos al estar húmedos, por lo que se recomiendan para hogares sin niños, mascotas o mayores.

Tienen buena resistencia al tránsito diario, aunque sin mantenimiento decaen ante el desgaste. Pueden colocarse en bloques, en baldosas cortadas o en pequeños trozos, como adoquinado, unidos entre sí con pastinas.

Pisos de Granito

Los pisos de granito son de altísima elegancia y sobriedad. Muy resistentes y clásicos, son una opción algo costosa pero duradera y valedera.

Suele colocarse en grandes planchas, por economía, cortándose a la medida, aunque también puede colocarse en forma de baldosas a junta mínima.

Requieren de un mantenimiento regular que consiste en el pulido del mismo para mantener el brillo, porque son algo sensibles a los rayones del desgaste.

Pisos de Granitogres y de Porcelanato

Son opciones elegantes, llamativas y suntuosas, de mantenimiento muy sencillo y buena resistencia al roce.

Se los coloca en baldosas o bloques delgados en junta tomada, lo que los hace algo frágiles, aunque bien colocados y sin burbujas de aire por debajo tienen una durabilidad ideal.

Ambos pueden ser adquiridos también en acabados mate, una opción costosa para residencias de tendencia clásica aunque no suntuosa.

Pisos Flotantes

Estos pisos, premoldeados en fábrica, se acomodan sobre vigas y tarimas, sobre el contrapiso o sobre el piso existente.

Son de madera de alta densidad, generalmente melaminada, con un acabado brillante y llamativo, muy elegante.

Son una opción cálida y costosa, ideal para hogares con niños y familias jóvenes que puedan costearlo. Es resistente al tránsito, aunque sensible a la humedad.

Pisos en vinilos, linóleum, de gomas

Estas opciones se colocan sobre pisos existentes o contrapisos perfectamente alisados y aislados, aprovechándose su textura mullida de aspecto lúdico y algo nostálgico. Puede instalarse en rollos o en grandes baldosas, mayormente adhesivas, que se recortan a la medida de las necesidades.

Son opciones que pueden ser económicas o costeables, dependiendo el acabado buscado, que brindan al ambiente una resistencia inigualable a las manchas, un mantenimiento extremadamente fácil, calidez y aislación, aunque sensibles a los golpes y caídas de elementos punzantes.

Pisos alfombrados

Una opción ideal para pisos existentes en mal estado, para renovar su aspecto por mucho menos costo.

Las alfombras pueden ser de pared a pared, cubriendo la totalidad de la habitación y fijándose por debajo de los zócalos o con cintas de doble contacto y perfiles atornillados o calzados a presión.

También pueden ser sectorizadas (moquetas) para dividir visualmente la habitación, dar calidez y elegancia, o dar diversión, según su estilo y acabado. Las hay en infinidad de materiales, colores y texturas.

Cuando se instalan alfombras en pisos y paredes debe tenerse especial atención a la limpieza del sitio, para evitar la proliferación de ácaros, pulgas y garrapatas.

Pisos mosaicos

Los mosaicos son mucho más laboriosos en su colocación, aunque mucho más estéticos y de alta durabilidad.

Puede tratarse de mosaicos graníticos (bicapa, pulidos o rugosos, de durabilidad algo más reducida aunque con posibilidad de volver a tratarse y pulirse) o mosaicos calcáreos (más fáciles de mantener y estéticos, sensible al desgaste aunque versátil en sus acabados y posibilidades).

Aplicaciones de en la construcción

Algunos acabados en pisos tienen aplicaciones especificas, por ejemplo los pisos de concreto que ya hemos visto, son elaborados en espesores determinados en base a la carga que se aplicara en áreas industrializadas.

Si te ha parecido interesante la información puedes ayudarme a compartir esta información en las redes sociales, gracias de antemano!