A Maestre Gonzalo de Berceo

338

Amo tu delicioso alejandrino
como el de Hugo, espíritu de España;
éste vale una copa de champaña
como aquél vale «un vaso de bon vino». Mas a uno y otro pájaro divino
la primitiva cárcel es extraña;
el barrote maltrata, el grillo daña,
que vuelo y libertad son su destino.

Así procuro que en la luz resalte
tu antiguo verso, cuyas alas doro
y hago brillar con mi moderno esmalte;

tiene la libertad con el decoro
y vuelve, como al puño el gerifalte,
trayendo del azul rimas de oro.

Autor: Félix Rubén García Sarmiento / Rubén Darío

Compartir
Artículo anteriorA Juan Ramón Jiménez
Artículo siguienteA Margarita Debayle
Una persona como ustedes, intentando transmitir mi conocimiento, soy padre de niños maravillosos, 1 gordo, 1 pequeño y 1 niña que nació el 18/02/17 y estoy loco perdido por ella, ademas 100% Nicaragüense de Corazón...